Preguntas frecuentes

¿Cuándo y para qué acudir a un psicólogo?

Realizar un proceso terapéutico es algo para todo el mundo. A lo largo de nuestra vida pasan muchas situaciones que nos pueden alejar del bienestar y a veces necesitamos un apoyo. Normalmente iniciamos terapia cuando algo nos está haciendo sufrir, estamos en una crisis o algún síntoma no nos deja vivir como hasta entonces. No enfocamos el trabajo desde la enfermedad sino desde la salud. Estos momentos en los que sentimos que algo no va bien, son una buena oportunidad para comenzar un trabajo terapéutico, en el que irnos dando cuenta a un nivel profundo de quienes somos, que queremos y hacia dónde vamos.

No dejes que un problema desborde tú vida, si varias de tus áreas de la vida están afectadas y ya llevas un tiempo que sientes que no consigues encauzarlo, no lo dejes pasar, no lo dejes ir a más. Ya sea en relación a ti mismo, tu pareja o tus hijos.

Aparte de superar los síntomas la terapia es una buena forma de conocerte mejor y saber que quieres de la vida.

¿Qué es la terapia Gestalt?

En terapia individual el enfoque en el que me centro es la Terapia Gestalt dentro de una perspectiva integradora, en función de la demanda y el proceso de cada persona y me apoyo en técnicas de otros enfoques especialmente en Mindfulness.

La  Gestalt  es un potente enfoque terapéutico psicoemocional. Considera a la persona en su totalidad: corporal, emocional y mental, trabajando para su integración. El objetivo es liberarse de los bloqueos y asuntos no resueltos que disminuyen la satisfacción óptima, autorrealización y crecimiento. La persona aprende a hacerse más consciente de lo que siente y hace. De este modo, va desarrollando su habilidad para aceptarse y sentirse más satisfecho.

En la terapia, por lo tanto, sale lo no expresado, lo no integrado, lo olvidado, los miedos y los deseos…. Mirar todo esto, cara a cara y desde nuevas perspectivas, permite que se inicie un proceso de cambio, descubriendo y desarrollando nuevas capacidades que nos permiten afrontar la vida desde otra perspectiva, lo que conlleva un cambio substancial acerca de cómo vivimos nuestro día a día.

El cambio del que hablo no es llegar a ser otra persona o algo diferente a lo que somos, sino precisamente profundizar en lo que somos y no nos hemos permitido.

En terapia individual y en los talleres me apoyo en técnicas de Mindfulness. Está técnica para mi supone la integración de las terapias humanistas como es la Gestalt y las terapias cognitivas de tercera generación actualmente en auge y con una sólida validación científica. En Mindfulness buscamos  que la persona se centre en el momento presente de un modo activo, procurando no interferir ni valorar lo que se siente o se percibe en cada momento. Como procedimiento terapéutico busca, ante todo, que los aspectos emocionales y cualesquiera otros procesos de carácter no verbal, sean aceptados y vividos en su propia condición, sin ser evitados o intentar controlarlos. En principio esto nos puede parecer difícil pero a través de un trabajo continuado empezamos a darnos cuenta de la espiral en que estamos embarcados y los enredos mentales comienzan a deshacerse de la misma forma que en su momento los creamos.

¿Cuánto dura la terapia?

La duración de la terapia dependerá de varios factores como la problemática en sí, el tiempo de duración del problema, el nivel de implicación del paciente hacia la misma, etc… No hay una duración determinada para cada tipo de terapia pero lo que sí ayuda a una buena evolución y obtención de buenos resultados es la actitud de compromiso que se adquiera sobre ella.