Mindfulness: ¿ Qué aporta la terapia basada en mindfulness?

Cada vez hay mas evidencia científica del uso del mindfulness es la psicoterapia. Estamos más acostumbrados al mindfulness en la práctica grupal y alguno de sus protocolos para el estrés, depresión, alimentación… pero su uso cada vez se extiende más a la psicoterapia individual. De forma qué cualquier persona se puede beneficiar de un tratamiento personalizado y adaptado a sus necesidades y dificultades.

Yo estoy especializado en mindfulness en el ámbito clínico y mi experiencia, es que combinado con la terapia gestalt, dentro de un proceso terapeútico, es un enfoque realmente potente, que aporta a las personas que lo practican valiosas herramientas para un mejor afrontamiento de las experiencias vitales.

Con una terapia apoyada o centrada en el mindfulness la persona encuentra la posibilidad de apoyarse toda la semana en el proceso terapeútico y no sólo en las sesiones con el terapeuta. Asi como facilita que pueda estar más conectado con su proceso terapéutico.

Incluyo el mindfulness en la psicoterapia, cuando la persona se muestra interesada en realizar este trabajo personal, si valora que no es su momento o que no conecta con este enfoque, utilizo otras herramientas terapéuticas. Aunque desde mi experiencia, cuando el  mindfulness, es adecuadamente explicado y adaptado a las circunstancias de cada paciente, muy pocas personas expresan resistencias a iniciar su práctica.

El trabajo es completamente personalizado e individualizado, creo los materiales específicamente para cada persona, ya que suelo trabajar con audios para las prácticas, adaptados a sus características y circunstancias lo que facilita el vínculo terapéutico.

Una vez finalizado el proceso terapéutico la persona tiene muchos recursos para continuar avanzando de forma autónoma.

Os dejo una serie de enfermedades psiquiátricas y los estudios de referencia:

  • Depresión, en sus difrentes grados, y tanto si ha habido varios episodios como si es el primero. (Hofmann et al 2010)
  • Trastornos de ansiedad, desde ansiedad generalizada, a trastornos de angustia, trastorno obsesivo compulsivo o trastorno de estrés postraumático. (Hofmann et al 2010)
  • Trastornos somatomorfos, lo que incluye trastorno de somatización, trastorno por dolor, hipocondriasis o trastorno dismórfico. (Lakhn & Schofield 2013)
  • Trastornos de la alimentación, entre ellos la anorexia, la bulimia y la obesidad. (Wanden-Berghe et al 2011)
  • Otros trastornos psiquiátricos, incluyendo el trastorno límite de personalidad, adicciones o el trastorno bipolar. (Chiesa & Serreti 2011)

Así como otras enfermedades no psiquiátricas pero que se pueden beneficiar de la práctica de mindfulness:

  • Cáncer, en cualquiera de sus variedades, ya que permite reducir el estrés asociado. (Ledesma & Kumano 2009)
  • Enfermedades crónicas, mindfulness se ha mostrado un facilitador a las limitaciones que produce. (Bohlmeijer et al, 2010)
  • Esclerosis múltiple. (Simpson et al 2014)
  • Hipertensión y enfermedades cardiovasculares. (Abbot et al 2014)

Esto es sólo un ejemplo de algunas enfermedades y estudios de referencia sobre el tratamiento con mindfulness.

Si queréis iniciar un proceso terapéutico con mindfulness solicitad información.

 

¡ os espero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *